La basura de un hombre podría ser el alimento que necesita otro.

0
9

La comida desperdiciada en EE. UU. reduciría las deficiencias nutricionales, señalan unos investigadores.

La comida desperdiciada resulta en una pérdida inmensa de nutrientes importantes para los estadounidenses, según una nueva investigación.La cual llevada a otros países podría arrojar alguna tendencia en el mundo.

“Unas cantidades inmensas de comida nutritiva acaban en los vertederos en lugar de satisfacer las necesidades dietéticas de los estadounidenses”, lamentó la autora líder del estudio, Marie Spiker, becaria en el Centro para un Futuro Habitable Johns Hopkins, en Baltimore.

“Nuestros hallazgos ejemplifican cómo el desperdicio de comida existe junto con una ingesta adecuada de muchos nutrientes”, dijo Spiker en un comunicado de prensa del Hopkins.

En el estudio, los investigadores revisaron datos de 2012 del gobierno federal sobre más de 200 tipos de desperdicio alimentario. Los investigadores encontraron que, en promedio, la comida desperdiciada equivalía a 1,217 calorías, 33 gramos de proteína, 5.9 gramos de fibra dietética, 1.7 microgramos de vitamina D, 286 miligramos de calcio y 880 miligramos de potasio por persona por día.

El estudio también examinó cómo los nutrientes perdidos por el desperdicio de comida contrastan con las deficiencias nutricionales en la dieta estadounidense típica.

Por ejemplo, la comida desperdiciada cada día en 2012 contenía unos 1.8 mil millones de gramos de fibra dietética, lo que se acerca a la ingesta recomendada de fibra dietética de 73.6 millones de mujeres adultas.

El mismo año, las mujeres estadounidenses tuvieron una deficiencia en el consumo de fibra dietética de 8.9 gramos al día. La cantidad diaria de fibra dietética desperdiciada fue equivalente a la cantidad necesaria para subsanar esa deficiencia en hasta 206.6 millones de mujeres adultas, según el estudio.

Roni Neff, coautora de la investigación, dijo que “este estudio nos ofrece nuevas formas de apreciar el valor de la comida desperdiciada. Aunque no toda la comida que se desperdicia podría o debería ser recuperada, nos recuerda que estamos tirando una gran cantidad de comida nutritiva y de alta calidad que las personas podrían disfrutar”.

Neff es directora del programa de sostenibilidad de los sistemas alimentarios y salud pública del Centro para un Futuro Habitable.

“Deberíamos tener en cuenta que aunque los esfuerzos de recuperación de la comida son valiosos, la recuperación de la comida no resuelve el problema de la inseguridad alimentaria ni el problema del desperdicio. Necesitamos estrategias para abordar estas dificultades a múltiples niveles”, añadió Neff.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. y la Agencia de Protección Ambiental tienen la meta de reducir el desperdicio de alimentos en un 50 por ciento para 2030.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

FUENTE: Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, news release, May 15, 2017

HealthDay