La quimioterapia en la infancia podría tener efectos duraderos en la memoria.

0
178

¿Porqué la quimioterapia en la infancia podría tener efectos duraderos en la memoria?

Sobrevivientes de cáncer infantil que habían recibido quimioterapia podrían tener ciertos tipos de problemas de pensamiento y memoria cuando sean adultos jóvenes, sugiere un reciente estudio belga.

Investigadores belgas evaluaron a 31 adultos jóvenes que se habían sometido a quimioterapia. Ellos fueron tratados cuando promediaban de poco más de 6 años. Los investigadores los compararon con un grupo control de adultos jóvenes que no habían recibido quimioterapia.

Ambos grupos tuvieron puntuaciones similares en las pruebas de memoria a largo plazo y capacidad de concentración. Esas son las habilidades que se desarrollaron antes de que los sobrevivientes de cáncer sometidos a quimioterapia, según los investigadores.

Sin embargo, en comparación con el grupo control, los sobrevivientes de cáncer tenían menos flexibilidad de pensamiento y la memoria a corto plazo. Estas habilidades se desarrollan a una edad más avanzada, explicaron los investigadores.

«Las pruebas que requierian un cambio rápido entre las tareas o bien recordar información nueva durante un breve periodo de tiempo fueron claramente más difíciles para los ex pacientes de cáncer. La etapa de desarrollo del cerebro en el inicio del tratamiento contra el cáncer probablemente juega un papel decisivo», dijo Iris Elens , un psiquiatra en la formación, y Rudi D’Hooge, profesor de la Universidad de Lovaina.

Los investigadores también midieron los niveles de las proteínas llamados p-Tau en el fluido cerebro de los pacientes. La proteína es parte de la estructura interna de las células nerviosas.

«Se recogieron pequeñas muestras del líquido del cerebro durante el tratamiento del cáncer. Se analizaron los niveles de p-Tau para medir el daño a las células cerebrales. Hemos encontrado que las altas concentraciones de p-Tau predicen problemas cognitivos en una edad posterior,» D’Hooge dijo.

«Si sistemáticamente se midieran estos niveles de p-tau en el futuro podríamos  ofrecer ayuda específica a los niños con índices altos con esos dato podríamos evitar los problemas con un entrenamiento temprano destinado a las reafirmar las funciones más relevantes  que de otro modo se manifestarían  entre os 10 a 15 años después del tratamiento» dijo Elens.

El estudio fue publicado en la revista del Instituto Nacional del Cáncer .

FUENTE: Universidad de Lovaina, comunicado de prensa de 14 de junio, 2017