Meningitis viral

0
263

La meningitis viral es el tipo de meningitis más común, que es una inflamación del tejido que recubre el cerebro y la médula espinal. Frecuentemente es menos grave que la meningitis bacteriana, y la mayoría de las personas se mejoran solas (sin recibir tratamiento). Sin embargo, es muy importante que todas las personas con síntomas de meningitis consulten a un proveedor de atención médica de inmediato debido a que algunos tipos de meningitis pueden ser muy graves, y solo un médico puede determinar si usted tiene la enfermedad, el tipo de meningitis y el mejor tratamiento, que en ocasiones puede salvar la vida. Los bebés menores de 1 mes y las personas con el sistema inmunitario debilitado tienen una probabilidad mayor de enfermarse gravemente por meningitis viral.

Causas

Los enterovirus que no son de polio* son la causa más común de meningitis viral en los Estados Unidos, especialmente desde el final de la primavera hasta el otoño cuando estos virus se transmiten con mayor frecuencia. Sin embargo, son muy pocas las personas con infección por enterovirus y que en realidad tendrán meningitis.

Otros virus que pueden causar meningitis son los siguientes:

  • Virus de las paperas*
  • Los herpesvirus, incluidos los virus del herpes simple y los virus de la varicela zóster (que causan la varicela* y la culebrilla*)
  • Virus del sarampión*
  • Virus de la influenza*
  • Los arbovirus, como los virus del Nilo Occidental*
  • Virus de la coriomeningitis linfocítica*

Personas en riesgo

La meningitis viral se puede contraer a cualquier edad. Sin embargo, algunas personas tienen un riesgo mayor de enfermarse, entre ellas:

  • Los niños menores de 5 años de edad.
  • Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades, medicamentos (como la quimioterapia) y trasplantes recientes de órganos o médula ósea.

Los bebés menores de 1 mes y las personas con el sistema inmunitario debilitado tienen una probabilidad mayor de enfermarse gravemente.

Cómo se transmite

Si tiene contacto cercano con alguien que tiene meningitis viral, usted podría infectarse por el virus que enfermó a la persona. Sin embargo, es probable que no llegue a tener la meningitis. Eso se debe a que solo muy pocas personas que se infectan por los virus que causan la meningitis en realidad presentan la enfermedad.

Los virus que causan la meningitis se transmiten de diferentes maneras. Infórmese más sobre cómo se transmiten los virus que se mencionan a continuación en los sitios web de los CDC:

  • Enterovirus que no son de polio*
  • Virus de las paperas*
  • Los herpesvirus, incluidos los virus Epstein-Barr*, virus del herpes simple y virus de varicela zóster
  • Virus del sarampión*
  • Virus de la influenza*
  • Los arbovirus (se transmiten a través de los mosquitos y otros insectos)
  • Virus de la coriomeningitis linfocítica*

 

Síntomas

Síntomas comunes en los bebés

  • Fiebre
  • Irritabilidad
  • No comer bien
  • Somnolencia o dificultad para despertarse
  • Letargo (falta de energía)

Síntomas comunes en los adultos

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez del cuello
  • Sensibilidad a la luz brillante
  • Somnolencia o dificultad para despertarse
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Letargo (falta de energía)

La mayoría de las personas con meningitis viral generalmente se mejoran por sí solas en un período de 7 a 10 días.

Los síntomas iniciales de la meningitis viral son similares a los de la meningitis bacteriana*. Pero la meningitis bacteriana generalmente es grave y puede causar complicaciones serias, como daño cerebral, pérdida auditiva o discapacidades de aprendizaje. Los microbios que causan la meningitis bacteriana también pueden asociarse con otra enfermedad grave, la septicemia*. La septicemia es la reacción generalizada y mortal del cuerpo ante una infección, que puede causar daño en los tejidos, falla de órganos y la muerte.

Es muy importante consultar de inmediato con un proveedor de atención médica si cree que usted o su hijo puede tener meningitis; un médico puede determinar si usted tiene la enfermedad, el tipo de meningitis y el mejor tratamiento.

Diagnóstico

La meningitis solo puede diagnosticarse al hacer pruebas de laboratorio específicas en muestras de la persona que se presuma que tiene la enfermedad. Si su médico piensa que usted puede tener meningitis, es posible que le tome muestras para análisis mediante:

  • un hisopado de nariz y/o garganta;
  • un hisopado de recto;
  • una extracción de sangre; o
  • una extracción del líquido que se encuentra alrededor de la médula espinal.

Quizás también le pidan que entregue una muestra de materia fecal (caca).

Tratamiento

En la mayoría de los casos no hay un tratamiento específico para la meningitis viral. La mayoría de las personas que contraen la meningitis viral generalmente se recuperan completamente por sí solas en un período de 7 a 10 días. Pero las personas con meningitis causada por ciertos virus como los herpesvirus y la influenza, generalmente necesitan un tratamiento para mejorarse, como el tratamiento con medicamentos antivirales.

Los antibióticos no sirven para tratar las infecciones virales, por lo que no son útiles para el tratamiento de la meningitis viral. Sin embargo, sí combaten las bacterias, por eso son muy importantes para el tratamiento de la meningitis bacteriana.

Las personas que se enferman gravemente, o estén en riesgo de enfermarse gravemente, como los bebés y las personas con el sistema inmunitario debilitado, podrían necesitar ser hospitalizadas.

Prevención

No existen vacunas para proteger a las personas contra los enterovirus que no son de la polio, los cuales son la causa más común de la meningitis viral. Usted puede tomar las medidas siguientes para disminuir la posibilidad de infectarse por los enterovirus que no son de la polio o de transmitirlos a otras personas:

  • Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente, especialmente después de cambiar pañales, ir al baño o toser o soplarse la nariz.
  • Evite tocarse la cara si no se ha lavado las manos.
  • Evite el contacto cercano con las personas que estén enfermas, por ejemplo darse besos o abrazos, o compartir vasos o cubiertos con ellas.
  • Cuando tosa o estornude cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable o con la parte de arriba de la manga de su camisa, no con las manos.
  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan frecuentemente, como los juguetes y las manijas de las puertas, especialmente si alguien está enfermo.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo.

Algunas vacunas pueden brindar protección contra enfermedades que pueden causar la meningitis viral, como el sarampión, las paperas, la varicela y la influenza. Asegúrese de que usted y su hijo reciban las vacunas .

Evite las picaduras de mosquitos y otros insectos que transmiten las enfermedades que pueden infectar a los seres humanos.