Nuevo estudio sobre cáncer de ovario

0
345

La mayoría de los casos comienzan en las trompas de Falopio, no en los ovarios.

En un informe que probablemente sorprenda a muchas mujeres, los investigadores dicen que la mayoría de los casos de cáncer de ovario se originan en las trompas de Falopio, no en los ovarios.

«Con base en una mejor comprensión de sus orígenes, nuestro estudio sugiere nuevas estrategias para la prevención y detección de cáncer de ovario «, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Douglas Levine. Es director de la división de oncología ginecológica en el Perlmutter Cancer Center, que es parte de NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York.

Para el estudio, Levine y sus colegas realizaron análisis genéticos de células de cáncer de ovario de 96 pacientes.

Los huevos de los ovarios viajan a través de las trompas de Falopio en su camino hacia el útero.

Los investigadores descubrieron que las células de cáncer de ovario tienen más en común con las células que

cubren las puntas de las trompas de Falopio (células tubarias) que con las que están en la superficie

de los ovarios.

«No encontramos diferencias en los 20,000 genes que podemos identificar. Esto nos lleva a creer

que estos cánceres de ovario se originan en las trompas de Falopio», dijo Levine.

La buena noticia es que si se pueden encontrar marcadores para estas células tubarias,

los análisis de sangre, las pruebas de Papanicolaou avanzadas o las pruebas directas en el tejido

tubárico podrían detectar el cáncer de ovario más temprano, dijeron los autores del estudio.

También podría ser factible eliminar las trompas de Falopio de una mujer, pero no sus ovarios,

para reducir el riesgo de cáncer de ovario en las personas con alto riesgo de contraer la enfermedad,

sugirieron los autores del estudio.

El informe fue publicado en línea el 17 de octubre en la revista Nature Communications.

El cáncer de ovario es difícil de diagnosticar en sus etapas más tempranas y más tratables.

Según la American Cancer Society, menos del 50 por ciento de las mujeres diagnosticadas

con la enfermedad sobreviven más de cinco años después del diagnóstico. 

FUENTE: NYU Langone Health, comunicado de prensa, 17 de octubre 

Vía Médica