Según estudio internacional, uso habitual de antiinflamatorios aumenta el riesgo de infarto.

0
392
Entre este tipo de medicamentos están el ibuprofeno, el diclofenaco, el naproxeno y el celecoxib, de venta libre en el país.
Muchas veces, ante la menor molestia o un pequeño dolor, las personas se toman
un antiinflamatorio. Se trata de medicamentos que pueden ser muy útiles, aunque no es raro que se abuse de ellos, lo cual puede tener efectos adversos. Y uno de ellos puede
ser el infarto cardíaco.
Así lo concluye un estudio realizado por un equipo de investigadores liderados por la Universidad de Montreal, que analizó algunas bases de datos de los sistemas de salud de Canadá, Finlandia y el Reino Unido.
El trabajo reveló que el consumo rutinario de antiinflamatorios de uso común como ibuprofeno, diclo
fenaco, naproxeno, celecoxib y rofecoxib (este último no se vende en Chile) aumenta el riesgo de sufrir
un ataque al corazón. El estudio incluyó a más de 446 mil personas, y sus resultados los publica esta se
mana la revista British Medical Journal.
Desde los primeros días, el trabajo encontró que estos fármacos aumentan hasta en un 50% el

riesgo de infarto al corazón, algo que se observa incluso en la primera semana de iniciado el tratamiento.

Asimismo, el riesgo se incrementa
al ser mayores las dosis. “Este es un tema de la mayor importancia, por el uso frecuente que hace la gente de estos productos. Se trata muchas veces de un uso indiscriminado, ya que son de venta libre
y muchos de ellos de bajo costo”, dice el doctor Armando González, cardiólogo y académico de la Facul-
tad de Medicina de la Universidad Andrés Bello. Y advierte que este riesgo cardíaco aumenta con la

edad y cuando el paciente tiene antecedentes cardíacos como hipertensión arterial.

“De que los antiinflamatorios aumentan el riesgo de infarto es algo que se conoce, pero aquí estamos
ante un estudio masivo, que además demuestra que este peligro se presenta desde la primera semana
de tomarlos”, explica el doctor Gon- zalo Alarcón, jefe del Departamen-
to de Cardiología de Clínica Alemana. Este profesional aclara que “no
se trata de un estudio causa-efecto. Lo que vemos es una asociación, aunque bastante fuerte”.

Si bien lo considera un buen trabajo, el doctor Manuel Méndez,

cardiólogo de la Red de Salud UC CHRISTUS, cree que hay que mirarlo con cautela. “Esto porque la
edad promedio de los pacientes es de alrededor de 70 años, muchos
de ellos con enfermedades agregadas como hipertensión y diabetes, que aumentan el riesgo cardíaco”,
advierte .Hay aspectos de este estudio que se tienen que analizar más paraaclararlos, según el doctor Pablo Pedreros, cardiólogo de Clínica Santa María. Por ejemplo, en él se revisaron las bases de datos hacia atrás, o sea, cuando aparecía registrado un infarto se veía que en los días previos, muchos de estos pacientes habían tomado antiinflamatorios.
“Lo que pasa es que estas personas pueden sentir dolor en el pecho, y toman estos medicamentos
para que se les pase el dolor, pero en realidad se trata de un infarto  que ya está en curso”, explica este
especialista. De todas maneras, considera que el estudio es una señal de alerta que hay que tener en
consideración.
“Ahora lo importante es que estos fármacos se usen en dosis bajas y por períodos cortos de tiempo”, dice el doctor González. Algo con lo que coinciden los demás especialistas. Otra recomendación compartida es que las personas que sienten dolor, por ejemplo, de cabeza o de rodillas por una artrosis, es mejor que tomen un analgésico como el paracetamol.
Fuente : El Mercurio ,VIERNES 12 DE MAYO DE 2017.

NOTA IMPORTANTE : La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas.