Trastorno afectivo estacional

0
273
Trastorno afectivo estacional

El trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés) es un tipo de depresión que aparece y desaparece con las estaciones, y que generalmente comienza a fines del otoño y principios del invierno la cual desaparece durante la primavera y el verano. Pueden ocurrir algunos episodios depresivos relacionados con el verano, pero son mucho menos comunes que los episodios invernales de SAD.

Signos y síntomas

El trastorno afectivo estacional (SAD) no se considera como un trastorno separado. Es un tipo de depresión que se presenta con un patrón estacional recurrente. Para ser diagnosticado con SAD, las personas deben cumplir con los criterios completos de depresión mayor que coincidan con temporadas específicas (que aparecen en los meses de invierno o verano) durante al menos 2 años. Las depresiones estacionales deben ser mucho más frecuentes que las depresiones no estacionales.

Los síntomas de la depresión mayor

  • Sentirse deprimido la mayor parte del día, casi todos los días.
  • Sentirse sin esperanza o sin valor
  • Tener poca energía
  • Perder el interés en actividades que alguna vez disfrutaste
  • Tener problemas para dormir
  • Experimentar cambios en tu apetito o peso.
  • Sentirse lento o agitado
  • Tener dificultad para concentrarse
  • Tener frecuentes pensamientos de muerte o suicidio.

Los síntomas del patrón de invierno de SAD incluyen:

  • Tener poca energía
  • Hipersomnia
  • Comer en exceso
  • Aumento de peso
  • Deseo de carbohidratos.
  • Retiro social (sentir como «hibernando»)

Los síntomas del trastorno afectivo estacional de verano que ocurre con menos frecuencia incluyen:

  • Pobre apetito con pérdida de peso asociada.
  • Insomnio
  • Agitación
  • Inquietud
  • Ansiedad
  • Episodios de comportamiento violento.

Factores de riesgo

Los atributos que pueden aumentar su riesgo de SAD incluyen:

  • Ser mujer La SAD se diagnostica cuatro veces más a menudo en mujeres que en hombres.
  • Vivir lejos del ecuador. La SAD es más frecuente en personas que viven al norte o al sur del ecuador. 
  • Historia familiar. Las personas con antecedentes familiares con  otros tipos de depresión tienen más probabilidades de desarrollar SAD que las personas que no tienen antecedentes familiares de depresión.
  • Tener depresión o trastorno bipolar. Los síntomas de la depresión pueden empeorar con las estaciones si tiene una de estas afecciones (pero la SAD se diagnostica solo si las depresiones estacionales son las más comunes).
  • Edad más joven. Los adultos más jóvenes tienen un mayor riesgo de SAD que los adultos mayores. SAD se ha reportado incluso en niños y adolescentes.

Las causas de la SAD son desconocidas, pero  investigaciones ha encontrado algunas pistas biológicas:

  • Las personas con SAD pueden tener problemas para regular uno de los neuro transmisores clave involucrados en el estado de ánimo, la serotonina. Un estudio encontró que las personas con TAE tienen un 5% más de proteína transportadora de serotonina en los meses de invierno que en los meses de verano. La proteína transportadora de serotonina más alta deja menos serotonina disponible en la sinapsis porque la función del transportador es reciclar el neurotransmisor nuevamente dentro de la neurona presináptica
  • Las personas con SAD pueden sobreproducir la hormona melatonina. La oscuridad aumenta la producción de melatonina, que es la que regula el sueño. A medida que se acortan los días de invierno, aumenta la producción de melatonina, lo que hace que las personas con TAE se sientan más adormecidas y letárgicas, a menudo con ritmos circadianos retrasados.
  • Las personas con SAD también pueden producir menos vitamina D. Se cree que la vitamina D desempeña un papel en la actividad de la serotonina. La insuficiencia de vitamina D puede estar asociada con síntomas de depresión clínicamente significativos.

Fuente: NIMH